Viajando por Taiwán

¿Quién no leyó alguna vez la etiqueta de “Made in Taiwán”? Al menos quienes pertenecemos a la generación de los años 50 y 60, eso era absolutamente común. Es decir que Taiwán era la gran maquila de China y otros países. Pero, ¿qué tanto sabemos de Taiwán? No fue sino hasta el año 2013 en que fui a hacer una maestría allá, que entendí la riqueza y la complejidad de esta hermosa isla. Por eso vamos a repasar antes un poco de su historia:

Taiwán o Formosa, estuvo originalmente poblada por malayos-polinesios. Los fragmentos de cráneos y dientes datan de hace 20mil años y posteriormente se encontraron herramientas líticas que darán de hace 15mil años.  Es decir que su población consistió en austronesios. De hecho, hasta el día de hoy hay 14 pueblos indígenas reconocidos por el gobierno de Taiwán que tienen su propia lengua, cultura y particularidad.

Los primeros europeos en llegar a la isla fueron los portugueses. Fue en 1582 cuando un barco que hacía la ruta comercia entre Macao y Japón naufragó, y algunos tripulantes, entre ellos jesuitas portugueses y españoles, llegaron a la isla. Estos le dieron el nombre de Formosa, como se la conoce hasta el día de hoy también. En esta época, España fundó también algunas colonias llegando a ocupar el norte de la isla durante 16 años, pero fueron luego expulsados por los holandeses quienes lograron el control, especialmente de las zonas costeras, entre 1624 y 1662, desde donde ejercían el control comercial con China y Japón.

Los holandeses a su vez, fueron expulsados por piratas chinos quienes empezaron a ocupar la isla, obligando a los aborígenes a refugiarse en el interior de territorio, quedando Taiwán en poder de China por primera vez en 1683.

Tras la primera guerra Sino-japonesa en 1895, China se ve obligada a ceder la isla de Taiwán a Japón, quienes ocuparon el territorio por 50 años, introduciendo enormes cambios en muchos aspectos. Sin embargo, luego de la derrota que sufrieron durante la Segunda Guerra Mundial, el 25 de octubre de 1945, la isla se convirtió en provincia de la República de China, llevando a la isla a la bancarrota, desencadenando una serie de protestas que terminaría con una masacre de 30mil taiwaneses.  Fue entonces que la isla se convirtió en base del partido nacionalista.

A partir del 1 de octubre de 1949, tras la derrota de Chang Kai Chek, con el apoyo de Estados Unidos,  Taiwán se convirtió en refugio de cerca de dos millones de chinos pertenecientes  al gobierno nacionalista chino, el Kuomintang, que fueron vencidos durante la Guerra Civil China  contra el Partido Comunista de China, liderado por Mao Zedong,

Es desde entonces que Taiwán es vista como la “Provincia renegada” de China, y desde 1971, la ONU, por presiones de China, pasó a reconocer al gobierno comunista como la autoridad legítima de una única China, desconociendo la autonomía de Taiwán.

A pesar de las constantes presiones, Taiwán, con sus 23,3 millones de habitantes, sigue luchando por su soberanía dando lugar a una situación diplomática compleja.

En el 2009, los líderes de ambos territorios mantuvieron conversaciones luego de 60 años. Y en el 2015, se llevó a cabo la primera reunión en Singapur entre ambos. Un hecho sin duda histórico, aunque no se firmase ningún acuerdo. China ya le ha ofrecido a Taiwán una versión de la fórmula “una nación, dos sistemas” que se aplica a Hong Kong, pero la propuesta no ha sido aceptada.

Al parecer, las cosas se mantendrán como hasta ahora y no se avizora por ahora, una salida a este conflicto.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *